Calibres corceros II

Una maravilla llamada .270 Win

A lo largo de la historia de las armas, Winchester siempre ha destacado, tanto en el campo del diseño de éstas como en el de la cartuchería que disparan, por el ingenio de sus productos, pues casi siempre han sido distintos a los de otros fabricantes y han supuesto en el momento de su aparición un adelanto considerable con respecto a las armas que existían entonces. Este es el caso del calibre que nos ocupa, toda una maravilla.

49bf962fd76b07e43ea8ff986e7d3207

El .270 Winchester no es más que otro ejemplo extraordinario del ingenio de Winchester, de los muchos que podrían citarse a lo largo de sus 140 años de historia (*). Hoy día aún es un cartucho apreciadísimo, pero quizás ya no se valore tanto como cuando apareció en 1925, junto al rifle de cerrojo Winchester mod. 54, ya que en el mercado norteamericano de esos años no existían cartuchos comerciales similares, por lo que fue rápidamente adoptado y utilizado desde entonces hasta nuestros días por numerosos aficionados a las armas y cazadores famosos, entre los que destaca Jack O´ Connor, no tardando tampoco en hacerse también muy popular en Europa.

Utiliza una vaina basada en la del .30-06, aunque es ligeramente más larga, y dispara curiosamente proyectiles del calibre .277, que equivale a 7,03 mm., aproximadamente siendo estos de una extraordinaria precisión y de un vuelo perfecto.

IMG_4248

Corzo cazado en abril a 268 metros con un .270

Pesos del proyectil

La cartuchería comercial del calibre .270 Winchester se ha cargado tradicionalmente con tres pesos de proyectil:
1) La de 100 grains, para caza varmint o caza de predadores, que vuela a 1.061 metros por segundo, aproximadamente, y es tan ligera y poco consistente que NO se puede emplear en caza mayor porque no penetraría, sino que explotaría al chocar contra el animal, hiriéndolo. Es una bala para cazar zorros y animales de tamaño similar o inferior.
2) La de caza mayor de 130 grains, ideal para uso general en caza a rececho del calibre en cualquier animal de talla normal que se cace a rececho, hasta el tamaño de un ciervo. En el caso de España su uso estaría indicado en la caza a rececho de cualquier pieza española, desde el corzo al venado. Esta bala vuela a unos 933 metros por segundo y no está diseñada para ser usada a corta distancia.

3) Winchester también lanzó al mercado la bala de 150 grains, que vuela 867 metros por segundo y penetra bien en animales pesados y no se desorganiza cuando impacta en ellos a corta distancia. Sería la bala, por tanto, que en caso de utilizar este calibre en montería, deberíamos usar, así como la adecuada para realizar una espera de cochinos. Pero, por supuesto, el .270 Winchester no es precisamente el más adecuado para la caza en montería, aunque en España se haya usado y mucho y cumpla a la perfección.

DSC_0064

Venao cazado con un .270 Win en berrea

En definitiva, estamos ante un gran calibre que cumple para prácticamente cualquier modalidad de caza y ante cualquier pieza que queramos cazar, con unos coeficientes balísticos sensacionales que hacen que sea uno de los calibres más utilizados para el rececho en todo el mundo. Ni que decir tiene que con un corzo, cumple sobradamente.

Anuncios

Calibres corceros I

A pocas semanas de la temporada de corzos empezamos este serial de calibres corceros.

243 Win

Bien conocido entre los que recechan, el .243 Winchester en realidad tiene una capacidad de aplicación mucho mayor, razón por la que es uno de esos calibres que los fabricantes de cartuchos y rifles de todo tipo ofrecen en todo el mundo.

Este popularizador del calibre 6 mm apareció en 1952 como transformación del .308 Winchester, al que se hizo poco más que estrechar el gollete para engarzar las balas (recordemos que ese nombre sólo se aplica a los proyectiles, no a los cartuchos de rifle completos) de calibre 0,243 de pulgada (6,17 mm) que emplean los cañones con ánima calibre 6 mm.Hablamos de un cartucho con bala de pequeño diámetro y con vaina compacta (51 mm de largo), pero con potencia suficiente (260-290 kilográmetros de energía, alrededor del doble que el .222 Rem, algunos 44 Mag., etc.) y de notables cualidades balísticas. Aunque supera ligeramente los 1.000 m/s con balas de 80 grains (5,2 gramos), su velocidad inicial es de unos 900 (cargas americanas suaves) a 950 m/s (cargas europeas de Norma, RWS, o americanas fuertes Light Magnum / High Energy, con cañones de 60 cm) con las balas pesadas de 95 a 100 grains (6,16 a 6,48 g), que en realidad son las que consideramos más adecuadas para nuestro país —aunque en diferentes tipos, según las piezas y condiciones de uso: una de expansión rápida y buena forma para rececho (Ballistic Tip o Winchester Ballistic Silvertip, etc.) o para montería con núcleo soldado (Norma Oryx, Speer Nitrex Grand Slam, Remington Core Lokt Ultra Bonded) que cumplen  con un ciervo o un jabalí. Un detalle de interés es que los rifles de este calibre tienden a ser “exquisitos” con la cartuchería, y no siempre tiran bien con todo , algo que puede que destaque porque a este calibre solemos exigirle más en precisión.Pese a que no tiene un aspecto muy impresionante, sus características sí lo son: une a su elevada velocidad inicial unas balas con buena balística que le confieren, no sólo una trayectoria muy tensa, sino que además es poco sensible al viento cruzado, así que permite efectuar tiros sin preocuparse por nada más que centrar perfectamente las miras en el blanco: la trayectoria se desvía muy poco en vertical (con un buen centrado de miras, menos de 10 cm hasta 250 m) y muy poco hacia los lados en caso de viento transversal (menos de 15 cm con vientos de 4 m/s hasta esas distancias). Y concentrarse en la puntería es algo que el retroceso moderado de este calibre (alrededor de dos tercios de un 30-06 en rifles de igual peso), hace mucho más fácil. Las piezas de caza están de enhorabuena porque el .243 no se emplee más: de lo contrario, el número de reses abatidas aumentaría apreciablemente.

Conclusión: altamente eficaz por su balística aprovechable para cualquier tirador, es uno de los calibres más adecuados para rececho con rifles muy ligeros.

Munición KS RWS

20140305-133107.jpg

KS

Uno de los cartuchos más usados en España con unas prestaciones asombrosas.

Cartucho de rifle RWS con proyectil de punta cónica

Uno de los secretos de la extraordinaria precisión del proyectil DE PUNTA CÓNICA de RWS (Kegelspitz = KS) es la óptima adaptación del grosor de la pared de la camisa y la dureza del núcleo de plomo.

Además, la forma externa del proyectil y su largo cilindro crean las condiciones idóneas para la precisión más alta con una reducida resistencia del aire.

20140305-133755.jpg
Independientemente del tamaño del animal, el proyectil KS de RWS siempre se deforma de manera controlada, y emite una energía equilibrada en el cuerpo del animal para obtener una salida segura manteniendo un cuerpo restante eficazmente ampliado.

Construcción de una bala de punta conica

20140305-132804.jpg

1. Entalladura de la base para una masa estable del cuerpo restante y una salida segura de la punta
2. Forma de cono balísticamente óptima para una trayectoria de vuelo recta
3. Camisa de tumbaga
4. Núcleo de plomo para un comportamiento equilibrado de deformación en los distintos tipos de animales
5. Cilindro de proyectil largo para la mejor precisión.

En definitiva una bala muy apropiada para la caza en España. Particularmente la llevo usando desde hace cuatro años en un Blaser R8 calibre 8x68S y los resultados son inmejorables. La recomendaría 100%.

Para más información de munición de esta casa, os dejo el enlace directo.

http://rws-munition.de/es/caza/productos/cartuchos-para-caza-mayor-rws.html