El sueño de mi vida

Habíamos quedado en Villanueva de la Vera el padre de mi mujer y yo para subir juntos a la finca el jueves por la tarde con tiempo suficiente para llegar, organizar las cosas, coger los caballos con los guardas y tirar hacia arriba. Cuatro caballos, dos guardas, cazador y acompañante.

IMG_5198.JPG
Sobre las 19.30 más o menos y después de dos horas largas de caballo llegamos al chozo donde íbamos a pasar la noche, una noche que se presagiaba movida por los ronquidos de los acompañantes. Cenamos a todo lujo, unas lentejas de bote “Litoral”, unos tomates con queso, un par de botellas de vino y a dormir..

IMG_5300.JPG

IMG_5296.JPG
La noche como me imaginaba había sido movida, los ronquidos, el suelo duro de cemento y los nervios hicieron que apenas durmiera 3 o 4 horas pero las ganas de ver machos podían con el sueño. A las 7 después de un café con leche condensada empezamos la aventura.

IMG_5274.JPG
El plan era subir por la canal de la foto y al coronar buscar a los machos que deberían estar en una vaguada muy larga. No tardamos mucho en llegar al punto elegido, una hora larga. Nada más llegar empezamos a ver machos pero ninguno lo suficientemente grande como para tirarlo. Después de una hora y media de espera, levantamos el campamento y empezamos a subir hacia la cumbre entre piornos y saltando de piedra en piedra.

IMG_5203.JPG
La subidita es larga y con una rampa seria por lo que vamos despacio y jodidos por el calorazo que empieza a hacer. Además nos vamos pegando cada pocos metros con los piornos que son muy espesos, damos un paso para adelante y dos para atrás. Sin duda lo más cansado es la constante lucha contra estas malditas plantas. Finalmente y después de dos horas de subida fuerte llegamos a la cumbre, límite entre Extremadura y Castilla y León.

IMG_5298.JPG

IMG_5205.JPG
Al llegar nos damos cuenta que el guarda no había cogido agua por lo que sólo llevamos una pequeña botella que había cogido yo y que tendremos que compartir entre los tres hasta llegar a algún nevero y poder beber en abundancia. Decidimos seguir la marcha hasta uno de estos neveros y parar a comer ahí pues ya son las 12 y nos quedan dos horas largas para llegar. Poco acontece desde que llegamos a la cumbre hasta llegar al nevero. Machos echados bastante lejos y uno al que intentamos entrar pero nos lo espantan unas cabras que estaban echadas entre los piornos y no habíamos visto por lo que proseguimos la marcha hasta el agua, bendita agua. Llegar fue una bendición yo ya no podía más de sed y nos vino de lujo. Comimos un bocata de chorizo, unos buenos sorbos de agua y una barrita energética para reponer las fuerzas pues ya llevábamos un pateo serio encima, de 7 a 3.

IMG_5213.JPG
Con la tripa llena y ya frío cuesta volver a ponerse en marcha pero con la ilusión de poder ver algo seguimos pateando. Yo ya tenía pocas esperanzas pues habíamos dejado la zona buena atrás y estaba cayendo una calor de muerte pero así es la caza. Nos asomamos de casualidad a un barranco muy largo para echar un vistazo rápido. Pronto vimos unas cabras a la derecha y cuando estábamos a punto de irnos el guarda se gira y dice “coño, ahí en mitad de la canal en el pradete verde hay un macho con buena pinta con unas cabras”. Se me acelera el pulso, miro con los prismáticos y confirmo que el macho me gusta y lo voy a tirar. Me mejoro un poco, le pongo las Harris al rifle y mido con el telémetro, 200 metros clavados, pienso, ¡está muerto!. El macho mientras medía, me colocaba etc estuvo todo el rato de lado pero cuando me encaro el rifle, como si lo supiera se me pone de culo, ¡mierda!. Afortunadamente no se ha dado cuenta de nuestra presencia y come tranquilamente por lo que aprovecho para mejorarme a otra piedra más plana para que las Harris apoyen mejor. Al moverme las cabras que estaban con el macho barruntan algo y salen al trotecillo rápido unos metros y el macho sin saber qué pasa hace lo mismo alejándose unos 30 metros de donde estaba. Lo meto en el visor, lo sigo, de pronto se para a comer y BUUUMMM!! Lo primero que oigo es “!coño, qué tío macho, ha caído seco! Efectivamente el macho había caído tieso en el sitio a pesar de la distancia y del ángulo de 35/40 grados que había. Estaba eufórico.

IMG_5220-0.JPG

IMG_5217-0.JPG

IMG_5219.JPG
Llegar al macho me costó bastante. Entre el cansancio, la bajada de la adrenalina y el ansia por llegar me dio una pequeña pájara. Al llegar pude ver lo bonito que era y el buen tiro que le había pegado. Le había apuntado más alto de lo normal para compensar el ángulo que había, la bala le entró a 5 dedos de la columna y le había salido por mitad del codillo del otro lado.

La alegría era inmensa, aun no me lo podía creer, un macho precioso de 12 años.

IMG_5265-0.JPG

IMG_5303-0.JPG

IMG_5250.JPG
La vuelta hasta el coche fue tremendamente dura, desde las 4 de la tarde hasta las 21.45 andando por terreno bastante duro y apenas sin agua pero había merecido la pena con creces.14 horas de auténtica caza con un muy buen resultado final.

IMG_5262.JPG

IMG_5260.JPG